El Papa Francisco explica cuál es la peor discriminación contra los pobres

El Papa Francisco recibió esta mañana en el Vaticano a los participantes de la XXI Asamblea General de Caritas Internacional a quienes explicó cuál es la peor discriminación que sufren los pobres, hacia quienes va dirigido su servicio en todo el mundo.

“El servicio de la caridad debe elegir la lógica del desarrollo humano integral como antídoto a la cultura del descarte y la indiferencia. Y dirigiéndome a ustedes, que son la Cáritas, quiero recordar que ‘la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual’”, dijo el Papa recordando lo que él mismo escribió en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

En la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, el Papa Francisco resaltó también que los pobres “tiene una especial apertura a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y de maduración en la fe”.

Por ello, continuó el Santo Padre, “como enseñan también el ejemplo de los santos y las santas de la caridad”; la “opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria”.

En su alocución, el Papa Francisco destacó tres aspectos que quienes sirven en Cáritas deben tener en cuenta: la caridad, el desarrollo humano integral y la comunión.

Sobre la caridad, el Papa indicó que “no es una prestación estéril o simplemente un óbolo que se debe devolver para dar paz a nuestra consciencia”.

“Lo que no debemos olvidar nunca es que la caridad tiene su origen y su esencia en Dios mismo; la caridad es el abrazo de Dios nuestro Padre a cada hombre, en modo particular a los últimos y a los que sufren, que ocupan en su corazón un puesto preferencial”.

En cuanto al desarrollo integral, el Papa Francisco señaló que “en el servicio de la caridad está en juego la visión del hombre, que no puede reducirse a un solo aspecto sino que involucra todo el ser humano en cuanto hijo de Dios, creado a su imagen. Los pobres son primero que nada personas y en sus rostros está el de Cristo mismo”.

“Ellos son su carne, signo de su cuerpo crucificado y nosotros tenemos el deber de llegar a las periferias más extremas y a los subterráneo de la historia con la delicadeza y la ternura de la Madre Iglesia” para que todos los hombres “sean autores y protagonistas de su propio progreso”.

En cuanto a la comunión, el Papa Francisco refirió que “es central en la Iglesia y define su esencia. La comunión eclesial nace del encuentro con el Hijo de Dios, Jesucristo, que mediante el anuncio de la Iglesia, llega a los hombres y crea comunión con Él mismo, con el Padre y el Espíritu Santo”.

“Y la comunión en Cristo y en la Iglesia es la que anima, acompaña y sostiene el servicio de la caridad en las mismas comunidades y en las situaciones de emergencia en todo el mundo”.

Tras resaltar que la caridad debe vivirse con espíritu de pobreza y entre los pobres, el Papa Francisco alentó a estar atentos “para no caer en la tentación de vivir una caridad hipócrita o mentirosa, una caridad identificada con la limosna, con la beneficencia o con la pastilla que calma nuestra consciencia inquieta”.

“Siendo la caridad la más codiciada de las virtudes a la que el hombre puede aspirar para poder imitar a Dios, resulta escandaloso ver a operadores de caridad que la transforman en negocio: hablan mucho de la caridad pero viven en el lujo o en la disipación u organizan foros sobre la caridad usando inútilmente mucho dinero”, lamentó el Santo Padre.

“Hace mucho mal constatar que algunos operadores de la caridad se transforman en funcionarios y burócratas. Por ello quiero reiterar que la caridad no es una idea ni un pío sentimiento, sino el encuentro personal con Cristo” con “el estilo de la pobreza”.

Para concluir, el Papa Francisco alentó a los miembros de Cáritas Internacional a “seguir dando con alegría vuestra contribución para que crezca en el mundo el Reino de Dios, Reino de justicia, de amor y de paz. Los nutra e ilumine siempre el Evangelio, y los guíe la enseñanza y el cuidado pastoral de la Madre Iglesia”.

La Asamblea General de Cáritas Internacional concluye el martes 28 de mayo. El tema del evento es “Una familia humana, una casa común”, que está inspirado en la encíclica Laudato si’ del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *